La costumbre es diseñar productos para resolver una necesidad individual, ¿y si empezamos a hacerlo más desde el pensamiento de comunidad?

Los productos personalizados resuelven necesidades.

  1. La experiencia de vida que nos ayuda a detectar cuáles “problemas” pueden ser resueltos casi inmediatamente.
  2. La observación situacional, es decir, ver cómo el vecino batalla con algo que parece sencillo de resolver.
  3. Ese sentimiento de frustración o de estar frente a un obstáculo acompañado del pensamiento “no puede ser esto tan difícil” o un “debe haber otra manera”.

“Houston, tenemos un problema.”

¿Realmente existe un producto “personalizado”? o ¿solamente ofrecen varias opciones que mantienen “distinguido” al usuario?

¿Qué pasaría si uno de los cocineros presentara una condición de Parkinson o una fisionomía diferente a la estándar? ¿Deberían usar el mismo pelador de papas?

¿En realidad necesitamos tanta variedad de producto o solamente que sí resuelvan esas necesidades que tenemos como clientes?

--

--

--

Designpreneur, friends with objects and a zero waste design enthusiast.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Alejandra Martínez Westphal

Alejandra Martínez Westphal

Designpreneur, friends with objects and a zero waste design enthusiast.

More from Medium

Diversity and Design (Harman)

Daniel Huang at The Future of X(AI) Unconference

Making Work a Source of both blessing and pain

It’s not “just” Design!