¿Eres del que sabe sobre los problemas de los demás o de los que los siente?

¡Mira mamá! ¡Sin manos! Pero con toda la empatía que tengo

Tener empatía no basta con saber del problema, sino detectarlo y sentirlo

Uno de los proyectos que inspiró a la creación de órale! diseño responsable fue Aravind Eye Care System. El Dr. V encontró la manera de mejorar la calidad de vida de la comunidad de Tamil Nadu en India al ofrecer servicios para erradicar la ceguera ocasionada por las cataratas. Logró que a partir de aportaciones voluntarias, se creara una red de hospitales sostenible para ofrecer cirugías oculares de la más alta calidad y el transporte de los pacientes (de su comunidad al centro y también de regreso). Este modelo tuvo tanto éxito que se replicó en varios proyectos y uno de ellos llegó a México como salauno.

Desde que conocimos este proyecto, aprendimos que el dinero no tiene porqué definir de forma prioritaria el curso de los proyectos. Sin duda es un elemento indispensable para la ejecución de proyectos, pero mejor realicemos ejercicios para saber cómo, dónde y cuándo utilizarlo.

El principal estigma frente a proyectos que resuelven temas de desarrollo social es que dependen meramente de las #donaciones.

Erróneamente las donaciones se entienden como actos de caridad, cuando en realidad son parte del combustible para lograr un objetivo mayor y no solamente a partir del dinero. Ahora los emprendimientos o proyectos sociales se esfuerzan para no depender más de las donaciones. Desarrollan modelos de negocio sostenibles que les permite mantener su operación y un plan de extensión a otras localidades.

Desarrollar nuevos productos involucra realizar inversiones pero no solamente de capital, también de talento humano y experiencia. Una de las herramientas, que como #creativos, nos vuelve más sensibles a estos temas es el #designthinking. Aquí encontramos la máxima instrucción: seamos empáticos. También se entiende como “ponerse los zapatos del otro” y se han desarrollado herramientas y ejercicios para practicar la #empatía. Sin embargo, a veces damos por hecho tantos detalles que asumimos las carencias del otro y confiamos que proveerles lo que nosotros consideramos “necesario” les ayudará a resolver sus problemas.

Ser empático no es dar limosna, es:

· Descubrir las dificultades y limitantes del otro

· Identificar qué llama problemáticas y cómo las resuelve actualmente

· Conocer qué considera la otra persona “que le hace falta” para resolver sus problemáticas

Sólo así podremos aportar de forma adecuada. Por supuesto que es un trabajo de constante transformación y con muchas variables de efecto dominó, sin embargo, permite que como creadores de soluciones o #diseñadoresdeproducto encontremos dónde y cuál será nuestro siguiente reto de diseño.

No es necesario dominar la sociología o el #designthinking pero sí la técnica de la observación y ella está al alcance de todos. Nos permite identificar cómo la gente se reinventa y encuentra nuevas formas de llevar su día a día (y la mayoría de las veces son ¡soluciones geniales!)

Otro ejercicio que podemos hacer para practicar la empatía es intentar realizar una parte de nuestra rutina “sin ver” o usando la mano contraria a la que estamos acostumbrados. Si intentas estas actividades, asegúrate de que no correrás ningún peligro y que tienes alguien que lo realice contigo.

Una vez más podemos decir que la práctica hace al maestro. Utilizar la empatía como herramienta involucra explorar temas que requieren de nuestra dedicación, tanto de forma individual como en equipo. Algunos temas son: el autoconocimiento, el diálogo y la responsabilidad compartida.

Tener un equipo con quién rebotar ideas, aprendizajes y perspectivas nos ayuda a juntar más piezas del rompecabezas. Así #retamoslocotidiano a través de soluciones que se adaptan a los humanos y les permiten cumplir sus objetivos.

En nuestras publicaciones hemos puesto que los objetos hablan

Nos referimos a que la configuración (o cómo están diseñados) parten del nivel de empatía de los desarrolladores. Cuando se conoce a la persona que usará el producto (o al menos qué busca lograr con él) el diseño estético y su funcionalidad son tan exitosos que el usuario ni se da cuenta cómo empezó a utilizar el producto, simplemente lo hizo.

¿Te ha pasado esto alguna vez?

Hay marcas como IKEA o LEGO que tienen esto muy claro. Han desarrollado productos con la finalidad de ofrecerles a sus usuarios el mejor tiempo de sus vidas mientras los utilizan. IKEA lo hace a través de piezas y manuales gráficos. ¿Y LEGO? ¡También! Sólo que ellos se comunican con personitas que apenas están entrando al mundo del lenguaje o simplemente no gustan de leer.

Te dejamos el siguiente reto. La próxima vez que compres o te presten algún objeto que nunca habías usado antes toma consciencia de qué acciones deberás realizar para usarlo. Si llegó un momento en el que fue más la confusión que un “¡ah! ¡Así es!” entonces aquí hay una oportunidad para un nuevo diseño.

Realmente podemos ejercitar la empatía en cualquier oportunidad y con cualquier experiencia profesional. En órale! diseño responsable ponemos a tu disposición nuestro Laboratorio de Empatía donde podrás realizar ejercicios como éstos para desarrollar soluciones que hablen con los humanos y resuelvan tus objetivos de negocio.

Nos vemos en www.orale-mx.com, en linkedin o en Instagram. Sigamos evolucionando mientras #retamoslocotidiano. No dudes en escribirnos, nos encantará transformar nuestra realidad contigo.

--

--

Designpreneur, friends with objects and a zero waste design enthusiast.

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Alejandra Martínez Westphal

Alejandra Martínez Westphal

Designpreneur, friends with objects and a zero waste design enthusiast.